jueves, 25 de abril de 2013

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.




El otro día estaba dando un paseo por el parque y vi una familiar y conocida escena: Un padre caminaba detrás de su hijo que no tendría más de dos años. El padre tenía sus brazos dispuestos para agarrar al niño cuando éste cayera. El pequeño cayó al suelo como era de esperar. El padre no lo levantó pero sí daba aplausos a su hijo acompañados de palabras de ánimo. El niño correspondió a su papá levantándose y continuando sus primeros y torpes pasitos aunque se cayese una y otra vez.
Así es Dios con nosotros. Al ser nuestro creador conoce nuestras virtudes y debilidades al igual que un ingeniero conoce cada parte del coche que crea. Sabe que somos torpes, que somos como niños y que por nuestras debilidades nos vamos a caer mientras caminamos. Dios como aquel padre del parque va detrás de nosotros con sus brazos extendidos, preparado y alerta porque conoce que no es fácil el caminar.


Cuando te caes Dios te ayuda a levantar, cura y fortalece por medio de los sacramentos, con ellos te da la gracia para seguir adelante. No solo se contenta con darte todo esto (que no es poco) sino que además en vez de reprenderte y decirte que has metido la pata, te da palabras de ánimo, te abraza y confiando en ti, te vuelve a invitar a seguir caminando aún sabiendo que es largo y angosto el camino.

Dios quiere que continúes a pesar de tus caídas, desánimos e incluso desmayos porque él conoce el camino, camino que lleva a su casa, a la casa del Padre, TU CASA. Allí quiere regalarte un rincón donde podrías descansar después de haber atravesado ese continuo sendero que has realizado, donde vas a encontrar esa seguridad que has estado buscando en tantos recovecos a lo largo de tu vida y que tanto te ha costado encontrar y donde podrás por fin morar con Él.




miércoles, 17 de abril de 2013

Pequeñas esperanzas destrozadas.







El otro día se reabrió entre los gremios políticos de nuestro país el debate de la famosa y prometida reforma de la ley del aborto.
El ministro de justicia Alberto Ruiz-Gallardón anunció la pronta reforma a lo que el partido de la oposición con la pataleta de niño pequeño que le caracteriza respondió: "El PSOE no va a permitir que nos gobierne Rouco Varela". Con esto comienza el cruce de acusaciones entre partidos, algo propio de nuestra política española. Mientras esto ocurre, creo que se olvidan de que ya llevamos desde el año 1995 más de 1.401.782 de abortos; cifras que colocan a España como el tercer país de la Unión Europea más numeroso en abortos (según fuentes del ministerio de Sanidad).

Hay quien defiende el aborto como "un derecho sobre su propio cuerpo". Cada derecho tiene su propio límite o lo que es lo mismo: el derecho de una persona tiene su límite cuando se empieza a condicionar el derecho de otra persona.

El creerse dueño de una vida ajena e indefensa no tiene nada que ver con una ideología progresista, feminista, de izquierdas o como lo queráis llamar; esto es fascismo puro y duro. Me llama mucho la atención cuando un día, un grupo de feministas y de "progres" me vino a atacar llamándome machista y nazi (no sé tampoco a cuento de qué venía este calificativo) por defender a la vida en medio de la enfermedad y  el embarazo. Pero lo cierto que me recuerda este calificativo a esa persona que se cree con el derecho de matar a una vida inocente. Me recuerda también a aquellas personas que defienden la exploración del feto para ver si tiene alguna enfermedad o incluso para hacer un niño a la carta. ¿No os recuerda un poco a la locura racial nazi...?


Me impresiona como muchos médicos que un día han jurado defender la vida  por medio del juramento hipocrático con estas palabras: "no voy a prescribir ni administrar una dosis letal de un medicamento para un paciente, incluso si se le pide, ni consejo, cualquier cosa ni realizar acto u omisión con la intención deliberada directa para poner fin a una vida humana. Voy a mantener el máximo respeto a toda vida humana desde la fecundación hasta la muerte natural  y rechazar el aborto que toma deliberadamente una vida humana única" ; cometen un asesinato tan cruel a cambio de un puñado de sucios billetes (el negocio del aborto genera un negocio de más de diez millones de euros anuales de los cuales mucha cantidad de ese dinero no es declarado a Hacienda...).


Ojalá pues,  aquellas personas que tienen la tarea de decidir sobre el futuro de nuestra nación abran los ojos y vean que detrás del aborto no se esconde un derecho sino un genocidio real y un gran negocio del cual unos enriquecen sus bolsillos mientras se engaña a unas madres desesperadas y se juega con la salud de ellas. Al mismo tiempo no solo se ciega una inocente vida sino que se ciega la esperanza para este sombrío mundo.
 - ¿Y nosotros?. -Nosotros también tenemos una misión y no menos importante: además de condenar este negocio tenemos el deber de apoyar y escuchar más que hablar a estas mujeres que se debaten en el terrible dilema de si seguir adelante con su embarazo pues muchas de ellas se encuentran solas, sienten miedo de hablar con su familia y amigos.
Debemos decirles que el aborto no es la solución a sus problemas, al contrario, puede ser el empeoramiento a ellos y sobretodo que hay muchas personas e instituciones que tenemos puesta la esperanza en ellas y en el hijo que llevan dentro. Siempre debemos respetar su decisión y en el caso de que hayan tomado la decisión equivocada: debemos evitar en todo momento enjuiciamientos innecesarios y recibirlas como personas inocentes que son. Pues la madre que aborta es también víctima al igual que el propio bebé.

Añado una frase de la Madre Teresa de Calcuta (Premio Nobel de la Paz) en la que se refiere al aborto: "El aborto mata la paz del mundo... Es el peor enemigo de la paz, porque si una madre es capaz de destruir a su propio hijo, ¿qué me impide matarte?. ¿Qué te impide matarme?. Ya no queda ningún impedimento".


Ante todo pido perdón si alguien se ha sentido molesto con esta humilde pero sincera reflexión. Muchas gracias por haberme leído y sobre todo....


viernes, 12 de abril de 2013

Banderas en el cielo.


       
             Imagen de la salida del féretro con los restos mortales de una víctima de ETA portado por compañeros y familiares.


Acabo de ver un noticiario en el que hablaban de la llegada de los restos mortales del que era considerado jefe militar de ETA: Francisco Javier López Peña popularmente conocido como "Thierry", fallecido hace unas semanas en Francia. El finado fue recibido con todos los honores por simpatizantes del grupo armado nacionalista bajo gritos de "¡Gora ETA!" y ondeos de banderas nacionalistas vascas conocidas como "ikurriñas".
No solo tener que ver esto, también hay que escuchar que hay previsto un homenaje al fallecido en el País Vasco,concretamente en un centro financiado por dinero público... Estamos hablando de un personaje que ha perpetrado el atentado contra la T4 del aeropuerto de Barajas en el año 2006 y en el que fallecieron 2 personas. Es responsable de asesinatos como el del concejal del PSOE  Isaías Carrasco y del guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón.

¿Hasta cuándo los españoles tenemos que estar aguantando que un grupo de asesinos y simpatizantes se estén riendo de todos nosotros?. ¿Cuándo los padres, mujeres, hijos, parejas e incluso amigos o compañeros van a dejar de ver que se homenajea a los asesinos de los suyos y la justicia no hace nada para evitarlo?. ¿Dónde está la justicia o incluso la policía para evitar estas manifestaciones ilegales por enaltecer el terrorismo y que hacen daño al corazón de los españoles?

Me duele en el alma cuando veo en las noticias que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (cumpliendo órdenes de sus superiores), rompen contra inocentes ciudadanos que están en la calle por reivindicar unos derechos (nuestros derechos) que un gobierno se dedica a recortar y encima la justicia no contenta con ello, carga contra ellos posteriormente el peso de la ley. Me hierve la sangre cuando la policía está presta a primera hora de la mañana en la puerta de un edificio para proceder al desalojo de una familia. Pero no...no estaban hoy en Vizcaya para evitar el desarrollo de una "manifestación" por no llamarla de otra manera de un grupo de personas que enaltecen la figura y el nombre de una persona que ha sido responsable de las matanzas de un hijo, de un padre, de un hermano y de un compañero.

Mientras hoy unos homenajean a un asesino y la justicia no hace nada para evitarlo quiero con mis pobres palabras y con mi corazón llorando en un puño recordar a los casi 858 fallecidos por esta lacra repulsiva llamada ETA.
FBAH



martes, 9 de abril de 2013

¿Hasta que la muerte nos separe?




Hace unos días estaba viendo una tertulia en un conocido programa de televisión donde se hablaba del actual tema del "divorcio express". Una de las periodistas participantes en el debate (que para colmo presume de progresista) afirmó con el posterior aplauso del público que hay que vivir en total libertad, es decir: si deja de llenarte tu marido/mujer que haces muy bien al irte de casa, abandonar a tu familia y comenzar una nueva vida con otra persona. Sin palabras... Me recordó la situación un poco a aquel anuncio de la campaña de prevención de abandono de mascotas que decía algo como: "no lo abandones, él nunca lo haría."

Es cierto que hay casos aislados al mismo tiempo que justificados en los que es mejor romper de raíz un período vivido, pero fuera de éstos, me decepciona cada vez más la capacidad del "amor" del ser humano hacia sus semejantes. ¿Dónde queda aquella paciencia y misericordia que heredamos de nuestros abuelos en la que a pesar de las limitaciones de cada uno estaban tan enamorados como el primer día?. Los tiempos cambian pero el amor es inmutable, no entiende de tiempo.

La verdad que me da mucha pena que hayan muchos casos en los que el egoísmo y el individualismo predominen más que el tiempo vivido con la persona que se ha amado, pero más rabia me da que se pongan medios que ayudan a destruir algo tan sagrado e importante para la sociedad como es la familia y no a poner recursos que lejos de corromperla, la pueda fortalecer.

 Quiero dirigirme a ti ahora novio/a, esposo/esposa para regalarte una reflexión muy bonita que recuerdo de un periodista llamado Mignon McLaughlin: "Para un buen matrimonio hay que enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona".


https://twitter.com/fraborangher87